La revolución de la cerveza
empezó en Barcelona.
¿Dónde si no?
Haciendo cerveza
somos unos máquinas.
No es sólo porque estemos al
aire libre, ¡es porque se respira
un ambiente único!